Muffins de doble chocolate negro

Me encantan los muffins en general, pues son pequeñas porciones que dan muchas posibilidades de combinar chocolates, frutas, cereales, esencias… pero estos “total black” son mi perdición. Llevan mucho mucho chocolate y quedan muy esponjosos, así que lo difícil no es prepararlos, sino comerse solo uno.

Ingredientes (para 12 muffins):
  • 120g de mantequilla sin sal
  • 320g de chocolate negro para repostería (150g para derretir y 170g para trocear)
  • 140g de azúcar moreno
  • 320g de harina
  • 2 huevos
  • 180ml de buttermilk (*)
  • 1 y 1/2 cucharadita de levadura química
  • 1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 pizca de sal
  • Unas gotas de esencia de vainilla
  • Gotas de chocolate para decorar (opcional)

(*) Como alternativa podemos utilizar 165 ml de leche y 15 ml de zumo de limón. Más abajo explicamos cómo prepararlo.

Preparación:

Comenzaremos precalentando el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

En un bol mezclamos los ingredientes secos: la harina tamizada, la levadura, el bicarbonato y la sal. Reservamos.

En un bol grande, derretimos 150g del chocolate junto con la mantequilla en el microondas, con tiempos cortos para que no se quemen. Le añadimos el azúcar moreno y mezclamos con unas varillas. Luego, añadimos los huevos, unas cuatro o cinco gotas de esencia de vainilla, el  buttermilk y, por último, la mezcla de ingredientes secos. Troceamos los 170g restantes de chocolate y lo agregamos a la mezcla. Luego nos encontraremos con estos trocitos en los muffins, por lo que podemos trocearlo del tamaño que prefiramos. Terminamos mezclando bien con ayuda de una lengua de cocina.

Ponemos las cápsulas de papel en el molde para muffins y repartimos la masa en ellas. Le ponemos por encima algunas gotas o chips de chocolate para decorar y metemos en el horno durante 25 minutos.

Cuando estén listos, los sacamos del molde para dejar enfriar sobre una rejilla. Tanto calientes como fríos están para chuparse los dedos.

Consejillo:

Si no tenemos en casa buttermilk, podemos preparar un sustituto en unos segundos de la siguiente manera: Vertemos la leche en un vaso y exprimimos en él un poco de la mitad de un limón, como un par de cucharadas de zumo, lo mezclamos y dejamos reposar unos 10 minutos. Esto hará que la leche se corte y tendrá el mismo efecto que el buttermilk, hará que los muffins queden más esponjosos y sabrosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *